- 'La escuela de Atenas' por Rafael

El Papa Julio II encargó a Raffaelo Sanzio que redecorara sus apartamentos con nuevos frescos entre 1508 y 1511. En la biblioteca, La Stanza della Segnatura, una de las pinturas era "La escuela de Atenas". Estaba pintado sobre obras de artistas anteriores que Julio decidió que eran prescindibles.

El tema común de la pintura y los demás en la sala es la síntesis del pensamiento mundano griego y el pensamiento espiritual cristiano. Es una fusión renacentista de unos temas filosóficos tradicionales > las visiones del mundo horizontal versus el vertical, que datan desde las epopeyas de Homero. Esta obra de arte fue patrocinada por el papado, por lo que las oposiciones tematicas fueron retratadas como griegas y cristianas, pero de hecho, la filosofía griega ya estaba dividida entre lo metafísico y lo físico desde el principio.

En el fresco, las dos figuras principales son Platón a la izquierda y su alumno, Aristóteles, a la derecha. La oposición de sus filosofías se muestra por los gestos > Platón apunta hacia arriba para enfatizar su creencia que la realidad se encuentra en un reino espiritual y Aristóteles, el biólogo, indica hacia abajo con el brazo extendido, transmitiendo que la realidad es experimentada y conocida directamente a través de nuestros sentidos.

Platón (428 - 348 a.C) sostiene su libro Timeo, y Aristóteles (384 a 322 aC) sostiene Ética. En el Timeo Platón sostiene que el universo es la creación de un artesano divino que lo ordena según un modelo eterno e inmutable. Está concebido para ser bueno. Esta excelencia es a lo que deben aspirar las almas humanas para restaurar su estado original perdido por la encarnación. La naturaleza esencial de la humanidad es, por tanto, espiritual, no física, y la moralidad se adquiere a través de un esfuerzo de comprensión de arriba hacia abajo sobre qué es la bondad y su puesta en practica.

La Ética de Aristóteles rechaza el idealismo de Platón. Afirma, por el contrario, que para vivir una vida moral es necesario experimentar la bondad en las relaciones humanas y trazar, a través de la razón, el camino moral en cada situación. La sabiduría se adquiere mediante la práctica, no a partir de reglas generales.

Los filósofos agrupados a la izquierda del fresco, del lado de Platón, son idealistas que se adhieren a un modelo deductivo de pensamiento que analiza de lo general a lo particular. Los del lado de Aristóteles son realistas que piensan inductivamente, construyendo desde particularidades hasta una visión general.

Los idealistas



Zenon de Citium (334-262 a.C.) fue el fundador del estoicismo, un sistema de ética personal. Sus creencias filosóficas se basan en la lucha por la ausencia de pasión. Su idealismo consiste en considerar la Sabiduría por encima de las emociones y los deseos animales. Para elevarse por encima de lo físico, enseñó "apatía" que liberaría al yo de la pasión y el dolor. Confió en la razón para gobernar sus impulsos naturales y considera tanto la razón como la naturaleza como parte de la misma unidad.

Epicuro (341-270 a.C.) creía en justo medio, el de la tranquilidad a través de la ausencia de dolor y miedo fisicos. Esta limitación de deseos era su camino hacia la felicidad y se efectuó mediante la aplicación de la racionalidad. Es un caso de la mente sobre la materia en la promoción de una vida sencilla. En este sentido, Epicuro, aunque aparentemente un hedonista, fue idealista.

Alcibíades (450 - 404 a.C) buscó a Sócrates como mentor. Lo conocemos a través de un diálogo entre él y su mentor adscrito a Platón en Alcibíades I. Entre las discusiones hay una sobre qué principio rige a un ser humano. Sócrates convence a Alcibíades de que no es el cuerpo sino el alma, convenciéndolo así de que el idealismo es el camino a seguir, no el realismo.

Parménides (finales del siglo V, principios del VI a. C.), un presocrático cuyo único trabajo existente es un poema titulado "Sobre la naturaleza". En él, un viajero en un viaje místico recibe una revelación de una diosa sobre la naturaleza de la realidad. El modelo que se propone para adquirir conocimiento es la convicción y se critica duramente la dependencia humana de los sentidos para comprender la realidad. Este es claramente un argumento a favor del idealismo como la manera elegida para comprender el Cosmos.

Heráclito (540-280 a.C.), filósofo presocrático, creía que el Cosmos era un universo ordenado cuya esencia era el fuego. El orden surgió de una unidad, a pesar del cambio constante. El principio rector del Cosmos era el Logos, una descripción intuitiva de las modernas "leyes de la naturaleza". Su idealismo es patente en su creencia en una esencia eterna abstracta en oposición a la existencia concreta y fugaz. Su metafísica estaba arraigada en su idea de 'Devenir', cambio eterno.

Sócrates (470 - 399 aC) creía encontrar el conocimiento dentro de sí mismo en lugar de centrarse en las realidades externas. El método socrático consistía en un diálogo, planteando preguntas en lugar de ofrecer respuestas. Creía en la división entre cuerpo y alma y en la necesidad de trascender los nublados impulsos sensoriales de lo físico para llegar a la esencia de la realidad y alcanzar el conocimiento. Por supuesto, solo conocemos a Sócrates a través de los escritos de su discípulo Platón que le retrata como un pensador idealista.

Pitágoras (570 - 495 a. C.) creía que los números eran la forma de entender el Cosmos. Sus números no representan una realidad externa, sino ideas que gobiernan la materia. Según Aristóteles, Pitágoras creía en el alma y su transmigración. Esto indica su inmortalidad y su estatus por encima de las cosas materiales. Estos son los sellos distintivos del pensador idealista. Sus seguidores, los pitagóricos, eran una secta secreta de creyentes que se establecieron en Crotone, S. Italia.

Averroes (1126-1198) se dedicó a conciliar el pensamiento aristotélico y la fe islámica. Argumentó que hay dos formas de alcanzar la misma Verdad: a través de la filosofía y a través de la religión. Creía en el alma pero no en su eternidad. El tomismo luego rechazó las opiniones de Averroes, ya que afirmó la ciencia y la filosofía como caminos hacia la Verdad en lugar del conocimiento escolástico a través de la fe únicamente. Su síntesis del realismo aristotélico con la fe islámica no lo llevó al empirismo y siguió siendo un pensador deductivo, pero no descartó el pensamiento inductivo.

Los realistas



Zoroastro (anterior - 500 a. C.) está en el lado aristoelico del fresco, aunque el culto religioso zoroástrico es claramente idealista y se basa en doctrinas de fe como el monoteísmo, la creencia en el alma, el paraíso y el infierno y un duelo entre las fuerzas del bien y el mal donde los humanos eligen libremente.

Alejandro el Grande (356 - 323) se puede relacionar con Aristóteles directamente, ya que el filósofo fue contratado como su tutor privado. Su interés por la ciencia probablemente se deba a eso, pero Aristóteles no lo acompañó en sus conquistas por lo que sus habilidades militares vinieron de su padre.

Ptolomeo (100-170 d.C.) fue un hombre de muchos intereses: filosofía, matemáticas, teología, cartografía y astronomía. Documentó el mundo conocido dibujando el primer mapa del mundo. Desarrolló una cosmología centrada en la Tierra basada en observaciones. La teoría era incorrecta, pero realista porque basado en mediciones y evidencias observacionales más que en la fe.

Euclides (finales del 4º comienzo del siglo III a. C.) se sitúa entre los realistas porque supo describir y medir lo que Platón había concebido como formas sólidas teóricas. Los modelos de Euclides fueron tan bien aceptados que permanecieron como referencias hasta que fueron reemplazados por la geometría del siglo XIX.

Rafael se situó entre los realistas.

Diógenes está pintado en el centro como no perteneciente a ningún bando pero crítico con todas las ideologías.

Es interesante notar que el tema de la oposición se extiende a la sala y los propios frescos. En la pared opuesta de la Escuela filosófica de Atenas cuelga uno que trata de teología llamada Disputa del Santísimo Sacramento.

No hay comentarios:

Publicar un comentario