- Ars Magna de Ramón Llull

 

Contexto 

Ramón Llull (1235?-1316), contemporáneo de Dante, fue un catalán de Mallorca. La isla en ese momento era una mezcla cultural de cristianos, judíos y árabes.

Los primeros años de Llull fueron despreocupados, pero sufrió una serie de epifanías místicos y finalmente se convirtió en terciario franciscano. Decidió que su misión era convertir a los infieles y se dedicó a crear un sistema para el lenguaje de conversión perfecto. Se basaba en las matemáticas y consistía en un sistema de ideas universales supuestamente sostenido por todos los pueblos. (El concepto de concordancia universal fue un tema recurrente entre los franciscanos.).

Como sus contemporáneos del Renacimiento en Florencia, Llull escribió sus libros en lengua vernácula para llegar a quienes no sabían leer latín o árabe:

“per tal che hom puscha mostrar / logicar e philosophar / a cels que win saben lati / ni arabichi." 

( "para que uno pueda demostrar lógica y filosofía a aquellos que no pueden entender latín o árabe" ) .

Las Cruzadas estaban llegando a su fin con la caída de Acre en 1291. Llull llegó a Roma en 1290 y aprovechó la lucha en curso contra la fe musulmana para demostrar que su misión y su Ars eran relevantes.

La filosofía de Llull es diferente de la escolástica y del aristotelismo. Basó su pensamiento en filósofos como Agustín de Hipona, Dionisio el Areopagita, Anselmo y Buenaventura. La principal característica de su razonamiento es la síntesis. Propone que la filosofía, la teología y la mística no son fuentes de verdad contradictorias sino aspectos de un mismo proceso de conocimiento. Su objetivo era convertir a los infieles a la verdadera fe y unificar a los cristianos en un sistema dogmático.

Con este objetivo Llull intentó crear un modelo universal de realidad que permitiera a la humanidad conocer a Dios y reconocer la creación como obra de la Divinidad. El doble propósito de Ars era convertir a los infieles a través de la razón y ofrecer a los cristianos los principios de su fe.

Llull conocía la tradición intelectual islámica. Su primer trabajo (1271-2) fue un compendio de la lógica de Al-Ghazali. La mecánica combinatoria del Arte se parece a La zairja, un dispositivo utilizado por los astrólogos árabes medievales. Las referencias del Arte a los atributos divinos también son similares a la contemplación de los noventa y nueve Nombres de Dios en la tradición musulmana. 

Estructura

El Ars Magna se divide en dos fases: el Cuaternario y el Ternario: el Cuaternario recibe su nombre de su organización en torno a cuatro elementos. Se compone de dos textos principales: Ars compendiosa (1274) y Ars demostrativa (1283), más algunos comentarios.

El Ternario se llama así por su estructura trinitaria: Ars inventiva veritas (1290); Tabula generalis (1293-4); Ars generalis ultima (1305-8) incluyendo Ars brevis (1308).

Llull creó el Ars Magna como instrumento de trabajo misionero en el diálogo intercultural. No fue diseñado tomando como referencia el dogma cristiano, sino sobre principios comunes a las tres religiones: judaísmo, islam y cristianismo.

El libro incluye la crítica de Llull a la lógica escolástica:

- los silogismos son insuficientes para revelar nuevas verdades, ya que consignan la dialéctica a la opinión y no al argumento.

- los silogismos conciben los objetos como intenciones dentro de una proposición, no como realidades.

El Ars ofreció un sistema de lógica diferente a la escolástica al usar relaciones lógicas y metafísicas para descubrir nuevas verdades. Está estructurado para responder a las preguntas que aparecen en las secciones finales mediante el uso de una combinación de elementos: términos, alfabeto y cifras: 

- Los términos son las ideas fundamentales del Ars como las Dignidades (Bondad, Belleza, Grandeza, Eternidad) y los Principios (Diferencia, Concordancia, Contrariedad, etc.).

- El alfabeto está formado por nueve letras de la B a la K, en representación de nueve Principios con nueve tipos de Cuestiones, nueve Sujetos y nueve Virtudes y Vicios. Estos son combinatorios y están representados en la Tabula Generalis:

- Las cifras son gráficas visuales de las combinaciones:

En la Primera Figura del Ars la combinación de los nueve principios con las letras para formar 72 proposiciones del estilo 'La bondad es grande' o al leerse en sentido contrario 'La grandeza es gloriosa':

Sigue una segunda figura sin referencia a la combinatoria.

La Tercera Figura trata de todas las combinaciones entre letras. No se incluye la inversión pero el total daría 72 pares. El sistema permite preguntas como “si la bondad fuera grande” o “¿qué es la gran bondad?” Esta Figura permite 432 proposiciones y 864 preguntas:

La Cuarta Figura es móvil. Hay 3 círculos concéntricos, uno encima del otro, y sostenidos en el centro por una cuerda. En grupos de 3 nueve elementos permiten combinaciones en tríos dando 84 posibilidades. 

Sin embargo, aquí aparece la primera limitación del Ars. Muchas combinaciones posibles son falsificadas por la experiencia. Esta combinatoria permitiría la pregunta "¿si el mundo fuera eterno?" y la respuesta de que eso implicaría el bien eterno y, por lo tanto, ningún mal en el mundo. Sin embargo, la experiencia enseña que el mal existe. Esto contradice el resultado combinatorio y demuestra que el mundo no es eterno.

Las combinaciones no generan nuevas preguntas, sino que sirven como pruebas de argumentos probados. El Ars es menos una herramienta matemática que un instrumento de dialéctica argumentando tesis preconcebidas. Esto encaja con la intención inicial de Llull de ofrecer un dogma basado en la razón a los cristianos y como herramienta para convertir a los infieles.

Fue Leibnitz en su Dissertato de arte combinatoria en el siglo XVII que puso fin a la discusión sobre las combinaciones de Llull al rechazar los cálculos basados ​​en las formas simbólicas, no en el contenido.

Sin embargo, Llull insistió en que los principios de la fe y una cosmología ordenada debían ser valorados por encima de la combinatoria lógica. Como afirma en Logica Algazelis :

“De la logica parlam tot breu tot / car a parler avem de Deu” 

(“De lógica hablemos brevemente / porque hay que hablar de Dios”)

Temas

Metafísica

Llull creía en la existencia de Dios como raíz de toda existencia. También sostuvo que los humanos no podían comprender a la Divinidad debido a su naturaleza limitada. El autor resuelve este problema reconociendo a la Naturaleza como el reflejo de las cualidades de Dios para que podamos conocer lo divino estudiando sus atributos. Llamó a éstos las 'Dignidades' y afirmó que su perfección se alcanzaba en Dios.

Hay Dignidades comunes a la tradición cristiana: infinitas, aeternitas, unitas, sapientia. Otras corresponden a atributos humanos normales: magnitudo, virtus, misericordia o simplicitas. Proyectarlos sobre la Divinidad es la manera de Llull de percibir la obra de Dios.

Los Principios

El primer principio se define en Ars brevis como:

"La bondad es aquello por lo que el bien hace el bien".

Los principios son axiomáticos y se basan en las Dignidades. Se definen como principios de existencia y acción. En referencia a la existencia aluden a las Dignidades. En cuanto a la acción, se aplican a las formas particulares de conocimiento como la ley, la navegación y la astrología. Pueden ser absolutos por sí solos o relativos cuando se refieren a un solo sujeto. Llull ve este ascenso y descenso como una escalera que une el pensamiento inductivo y deductivo sobre el tema. (Heráclito en tiempos presocráticos ya había pronunciado una idea similar:

 'El camino hacia arriba y el camino hacia abajo son uno y el mismo ').

Creación

La creación es representativa para Llull, ya que es un espejo que refleja la perfección divina. Una noción común en las culturas cristiana, judía y árabe es la escalera de los seres. Esta es una estructura ascendente/descendente que organiza la creación de acuerdo con un propósito. La escalera se divide en grados: 

1. Elementativo, correspondiente a los cuatro elementos;

2 Vegetativo, seres capaces de nutrición, crecimiento y reproducción; 

3 Sensibles, los que tienen percepción sensorial; 

4 Imaginativos, seres que son capaces de reproducir internamente lo que han percibido; 

5 Los seres humanos como seres racionales y, al mismo tiempo, partícipes tanto de lo espiritual como de lo material; 

6 Cielo, las esferas celestes; 

7 Ángeles, espíritus puros sin cuerpo; 

8 Dios, el peldaño más alto de la escalera.

Todos los seres dependen para su significado de la Divinidad, excepto Dios para quien la creación es una expresión. La escalera del conocimiento permite el ascenso y descenso, a través de datos sensoriales, a la comprensión de las realidades espirituales, y viceversa.

Correlativos

Según el modelo de los correlativos la naturaleza de un ser se basa en su actividad, su pasión y su conexión. Son virtudes correlativas que Llull distingue mediante sufijos: activa -tivus (p. ej., bonificativus), pasiva, -bilis (bonificabilis), por la conectiva, -are (bonificare). Los correlativos se reproducen a lo largo de la escala desde lo inanimado hasta la Divinidad. Dios se define intrínsecamente a través de la Trinidad y por su acción extrínseca de las Dignidades que producen la creación.

Conocimiento

"Homo est animal homificans".

("El hombre es un animal homoificador").

La humanización se produce a través de las tres actividades principales del alma, según Llull: conocer, recordar y amar.  Estas tienen correspondencia con las facultades superiores del alma: la memoria, el entendimiento y la voluntad.

El alma alcanza el conocimiento del mundo a través del ascenso y el descenso. La ascensión comienza con objetos físicos capturados por los sentidos y transformados por la imaginación. Sólo entonces las facilidades intelectuales del alma las transforman en conocimiento de las cosas exteriores. El descenso se mueve de lo general a lo particular tomando los Principios como los puntos iniciales a través de los cuales el alma puede reconocerlos en los humanos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario