Presocráticos, Del Siglo VII al V a.C.

Podríamos decir que la filosofía y ciencia occidentales empezaron en unas islas, Mileto y Samos, cerca de la costa de Anatolia, con una nueva visión griega. Esta ha configurado el pensamiento europeo.



La cultura griega tradicionalmente había concebido los humanos como títeres en manos de los dioses. Al tiempo de la invasión de las islas del Egeo por los persas en 547 a.C. unos filósofos, probablemente  muy  influenciados  por  ideas  persas,  empezaron  a  especular  sobre  la composición del universo, la geometría de la naturaleza, el papel de la humanidad y la existencia de los dioses. La novedad de su percepción fue que los humanos eran independientes de los dioses y podían proyectar su mundo sin ellos. Los griegos también destacaban por la creencia que el universo formaba una unidad armónica, lo que ellos llamaron Cosmos. Esta era una idea original porque implicaba el concepto de un universo como sistema que podía ser analizado y comprendido.

En aquellas islas nació la visión científica que estableció los fundamentos de nuestra percepción occidental del universo.

Una de las más famosas es el concepto de Pitágoras de Samos que propone que podemos entender la naturaleza a través de las matemáticas. Marcó el principio de la investigación de la naturaleza por la humanidad y su dominio sobre ella. Los conceptos pitagóricos que emanan de Samos incorporaban fuentes Orientales como la astronomía, matemáticas babilónicas y las ideas de la India sobre la reencarnación. De hecho, investigaciones arqueológicas han descubierto una tableta babilónica, escrita en cuneiforme y clasificada como Plimpton 322, que describe cálculos de trigonometría un milenio antes de los pitagóricos. Pero a éstos les debemos el hecho de llevar los conocimientos a Occidente, al sur de la moderna Italia.

Desde Samos es fácil comprender por qué las ideas llegaron desde Oriente: es un punto intermedio en el continente euroasiática. De hecho, la palabra 'Asia' en griego antiguo significaba Anatolia, la costa turca visible desde las islas de Samos y Mileto. Allá comenzaba la geografía de las tierras de las civilizaciones del Creciente Fértil, de Persia, de Egipto, de la India y de China.

Mileto, Samos y Anatolia formaban parte del imperio persa cuyas excelentes comunicaciones ayudaron el fluir de ideas.

Tales vivía en la ciudad griega de Mileto, Jonia (hoy Anatolia) en el siglo 5 a.C. Era matemático y astrónomo. Fundó la escuela miletiana de filosofía natural (hoy día física) dónde Anaximandro fue estudiante. Su objetivo era definir la naturaleza(fisis) que estaba a la base de todo lo material. La definió como agua. (Anaximandro, en cambio, argumentaba que el primer principio era el aire.)

Tales explicó los terremotos por la hipótesis de que la tierra flota sobre agua y cuando las olas la mueven provoca movimientos de tierras. La novedad de esta explicación es que se ofrece como hipótesis que se puede confirmar, o no. Por otra parte, no tiene referencia a las explicaciones sobrenaturales o mitológicas de la tradición griega anterior.  La mayor aportación de Tales era su aproximación inquisitiva y abierta hacia los fenómenos naturales.

En religión reconocía un sólo Dios transcendental que no tiene principio ni fin pero que se expresa a través de otros dioses. (Una concepción muy parecida al monoteísmo zoriastriano la religión oficial del imperio del día, el persa.)

Políticamente estaba a favor de la tiranía benigna más que la democracia. Era nacionalista en cuestiones de género y nacionalidad: pensaba que los hombres eran mejores que las mujeres y los griegos superiores a los todos los demás (denominados 'bárbaros').

Heródoto era un griego de la ciudad de Halicanaso, un puerto egeo en Asia Menor. Publicó sus Historias entre 426 y 415 a.C. Su objetivo era explicar la inesperada victoria griega en las guerras púnicas (500 a 449 a.C.)

A diferencia de Homero Heródoto no reivindica una inspiración de las Musas. Sin embargo, abre su obra con un homenaje al mundo del héroe homérico y su esfuerzo para alcanzar la gloria(kleos). Después de todo ambos autores fueron reporteros de los grandes acontecimientos griegos y los preservaron para la posteridad. Heródoto también combinó los dos temas mayores de la épica homérica: viaje y guerra. Utiliza la historia de la expansión imperial persa para indagar en las culturas de los colonizadores y colonizados en el siglo que precede las guerras. La historia y la cultura se entremezclan en su relato.

Aunque su manera de explorar el mundo sea proto-científica, lo que distingue las pesquisas históricas de Heródoto es su enfoque. El 'por qué' es una constante en su obra. ¿Por qué empezó la guerra entre Grecia y los bárbaros? ¿Por qué hay inundaciones en el Nilo?...

La búsqueda de orígenes es otro tema mayor en las Historias. Explica las referencias dispares presentándolas como parte de un Cosmos, un mundo ordenado y comprensible. La historia de Heródoto tiene sentido porqué es un relato que configura un universo lógico. (De una manera similar Hesíodo había 'explicado' y dado sentido al mundo de los dioses presentando su genealogía. Igualmente, Tales y sus contemporáneos intentaban dar sentido lógico al mundo físico.)

A pesar de su deuda a la tradición griega de Homero y Hesíodo las Historias de Heródoto representan la transición desde una visión mítica y arcaica, como el épico homérico, a una percepción nueva que se manifiesta en un modo de investigar cómo funciona el mundo con más exactitud.

Zenón de Elea es famoso por su lógica paradoxal. Muchos de sus argumentos giran en torno a la noción que el tiempo y el espacio son divisibles infinitamente. Zenón fue el primero en demostrar que el concepto de infinidad es problemático.

Daba el ejemplo de un corredor en una carrera con una tortuga. Su lógica paradoja demostraba que un corredor rápido nunca podía alcanzar a uno lento. Como decía su mentor Parménides la moción es una ilusión.

De hecho, las paradojas estaban diseñadas para apoyar la distinción de Parménides entre apariencia y realidad. Ésta es completo y unida y no puede ser destruida así que las apariencias son ilusiones. Nuestra confianza en la realidad de la moción, el cambio, y la existencia de múltiples objetos, implica absurdos. Estos planteamientos abstractos intrigaban a muchos filósofos posteriores incluyendo Platón y Aristóteles.

Esquilo fue un dramaturgo griego en la Atenas clásica. Participó en las batallas de Maratón y Salamis durante las guerras púnicas. Escribió la obra de teatro Persas como respuesta a estas experiencias.

Su obra más conocida es Prometeo encadenado que cuenta el castigo impuesto por Zeus a Prometeo por haber dado el fuego a los humanos. Las tragedias de Esquilo tiene un fondo moral. Algunas ilustran la idea que no podemos escapar de las malas obras de nuestros ancestros y la consecuente retribución divina. Otras escenifican el conflicto entre el individuo y el estado, entre los humanos y los dioses y la lucha contra el viejo enemigo el Tiempo. Otro tema es la amenaza que la violencia puede ejercer sobre la razón y la persuasión, la retórica verso la fuerza bruta en definitiva.

Fidias era fiel a la cultura clásica ideal griega: la armonía perfecta entre las virtudes de belleza y morales, entre la ética y la estética.

Empezó como pintor y se distinguió como escultor. Todas sus obras se han perdido para la posteridad, pero se sabe que como director artístico del Partenón hizo dos estatuas de Atenea que estaban en el Acrópolis. También hizo una escultura gigante de Zeus hecha de oro y marfil para el templo de Olimpia.

El estilo de Fidias debía de ser monumental. Plasmaba el cuerpo humano perfectamente y lo rindió de manera armónica y contenida. Estas son los parámetros del estilo clásico de los siglos
5 y 6.

Más información...

Tales de Mileto (625 a.C. - 546 a.C.)
Pitágoras de Samos (569 a.C. - 475 a.C.)
Esquilo (525 a.C. - 456 a.C.)
Zenón de Elea (490 a.C. - 430 a.C.)
Fidias (490 a.C. - 431 a.C.)
Heródoto (484 a.C. - 425 a.C.)

No hay comentarios:

Publicar un comentario