- Las Rutas de la Seda

1. El nombre

En 1877, el geógrafo e historiador alemán Ferdinand von Richthofen llamó a las antiguas rutas comerciales que conectaban el continente euroasiático desde el Atlántico hasta el Pacífico La Ruta de la Seda. Fueron los primeros pasos para establecer un comercio continental.

Esta presentación de la historia de las rutas comerciales euroasiáticas es partidario de mapas acompañados de explicaciones breves porque la geografía retrata la historia mejor que las palabras.



2. Establecimiento de rutas comerciales

- Persia:


Persia agregó Egipto y los territorios fronterizos del Mediterráneo oriental alrededor del 525 a. C. y en 580 el imperio se extendía desde el Mediterráneo hasta el valle del Indo en el este. Los persas conectaron metódicamente su imperio con una red de rutas comerciales tachonadas de puestos comerciales vigilados cada 20 km que garantizaban un intercambio comercial seguro. Estos se usaban también como enlaces de información que mantuvieron el orden imperial en todo el vasto territorio durante dos siglos y medio. La principal amenaza procedía de las tribus de las estepas del norte que eran hábiles jinetes, pero los persas los favorecieron con el comercio de caballos, al tiempo necesarios para acelerar el comercio y asegurar su protección.

- Helenismo:


Superponiendo los mapas del imperio persa y helenístico es notable que encajan casi exactamente. Esto se debe a que Alejandro Magno invadió Persia desde Macedonia en el 334 a.C. y conquistó su territorio utilizando la propia red de comunicaciones persa. También utilizó la estrategia persa de expansión y defensa colocando puestos de parada a lo largo de las rutas que también fomentaban el comercio. Alejandro se hizo con el granero del imperio, Egipto, en 332 a. C. Sin embargo, los griegos agregaron otra arma de poder en Alejandría:  información. Esta tomó la forma de una gran biblioteca que construyó su sucesor Ptolomeo I. La lengua griega, koiné, se convirtió en la lengua franca del imperio y el culto de Apolo llegó al valle de Gundhara en la India en forma de estatuas. Esto llevó a los budistas a reforzar su religión creando estatuas de Buda.

- Roma:


Después de tomar las ciudades costeras de la península italiana, el ejército romano se trasladó al este para invadir Macedonia (197 a. C.) y anexionarse Grecia en el 27 a.C. El siguiente premio fue el principal productor de cereales del Mediterráneo, Egipto, capturado de Cleopatra, la última del linaje ptolomeico en 30 a.C. Con la cultura griega ocupada y la comida barata ahora disponible, Roma miró hacia el oeste. Sin embargo, no había mucho interés allí, excepto algo de oro y estaño. La Galia fue colonizada en 52 a.C. e Inglaterra fue incorporada como provincia en 43 a.C. Igual que en imperios anteriores las carreteras aseguraron el control de los territorios por parte de sus ejércitos, además de servir como vías comerciales. Sin embargo, las tribus guerreras y las magras posibilidades comerciales hicieron que las provincias occidentales fueran mucho menos deseables que los lujos que ofrecía el Este. Trajano se volvió hacia Oriente invadiendo Mesopotamia en 113 d.C. El imperio romano no incluía el valle del Indo como él de Alejandro o los Persas, pero los romanos comenzaron a comerciar con Oriente a través de rutas marítimas desde su provincia egipcia en el Mar Rojo. Se estima que los barcos recorrieron la ruta comercial entre Egipto e India a un ritmo regular de dos viajes por semana. La provincia intercambiaba grano por topacio, estaño, marfil, piedras preciosas y especias. Los ingresos romanos también dependían de los impuestos. Exigieron un impuesto de capitación a los egipcios y llevaron a cabo un censo de impuestos en Judea en el momento del nacimiento de Jesús de Nazaret, como relatan las historias del evangelio.

Frente a las incursiones bárbaras en Occidente, en el 324 d.C. Constantino trasladó la capital imperial al este y estableció Bizancio (Constantinopla), hoy Estambul, como la nueva capital con el cristianismo como religión imperial. El movimiento hacia el este fue lógico porque el comercio más lucrativo proviene del oriente aunque la China todavía era una incógnita.

- China :


Ya en el siglo VII a.C. los chinos comenzaron a construir la gran muralla para mantener alejados a los nómadas del norte que eran considerados peligrosos bárbaros. En la época del imperio helenista, China todavía continuaba aumentando su muro protector. El comercio de caballos se llevó a cabo con estas tribus y la paz se compró a través de regalos. Los romanos comerciaron hasta la India, pero no llegaron a China, aunque se registra una embajada romana en Huan en 166 d.C. La cultura china enseñaba la huaxia, la creencia de que los forasteros eran bárbaros. Su comercio se mantuvo .
 hasta el siglo III a.C.

Fue la dinastía Han (206 a.C. a 220 d.C.) la que decidió expandirse hacia el oeste y derrotó a las tribus que bloqueaban las rutas occidentales. En 119 a. C. el corredor de Gansu se abrió al comercio y se liberó un pasaje de 600 millas hasta Dunhuang. Esto marcó la creación de las Rutas de la Seda. Desde Dunhuang se trazaron dos rutas hasta Kashgar, al norte y al sur del desierto de Talkamalkan.  Después la ruta se dividió otra vez. La carretera del sur atravesaba los valles montañosos del Hindú Kush, donde el imperio Kushan actuaba como comerciante intermediario. El camino del norte pasaba por Tashkent y Samarcanda. Así, la ruta llegó a la antigua capital persa Susa. China también comerciaba con el oeste a través de rutas marítimas hacia la India y el Golfo Pérsico, así como hacia Egipto. Palmira y Petra fueron los puntos comerciales entre Arabia y el Mediterráneo. Estas rutas terrestres y marítimas conectaban todo el continente euroasiático y uno de los principales productos era la seda.

Después de 1492 con los descubrimientos españoles en América, el centro económico del mundo se desplazó hacia el oeste, a Europa, y las Rutas de la Seda terrestres disminuyeron, aunque las rutas comerciales se mantuvieron.

No hay comentarios:

Publicar un comentario