- Summa Logicae por Ockham


Contexto

Guillermo de Ockham (c. 1287-1347) fue un filósofo nominalista de la Alta Edad Media. Argumentó que los universales son simplemente etiquetas psicológicas. Lo que realmente existe son los individuos. Esto contradecía la filosofía tradicional de Tomás de Aquino que sostenía la visión aristotélica de que la esencia y la existencia eran distintas.

El realismo aristotélico se puede aplicar retroactivamente al concepto platónico de las formas. Platón pensaba que la naturaleza de las cosas radicaba en las ideas que tenemos de ellas. Esto significa que la existencia ideal se consideraba más real que la sensorial. Un caballo no es una sustancia, sino una copia de la idea 'caballo'. Este es un concepto de doble mundo en el que los particulares participan de los universales.

Tomás de Aquino había logrado una síntesis de las dos ideas opuestas de la época, las cuales eran herencia de la filosofía occidental: la fe religiosa en la revelación divina y la razón aristotélica. Aquino basó su unificación en la fe, una lógica de arriba hacia abajo; Ockham basó sus creencias en la razón, un enfoque de abajo hacia arriba.

Aristóteles tendía hacia una concepción realista de los universales y sostenía que tanto los universales como los particulares existen fuera de nuestra mente. Todos los particulares tienen una propiedad universal idéntica que los hace concretos.

La realidad de los objetos fue un punto de disensión entre los filósofos del pensamiento escolástico de la Edad Media. El desacuerdo se centró en torno a las Categorías de Aristóteles. Esto se supo en la Edad Media a través de La Isagoge (268-270), una introducción a la obra de Aristóteles escrita por Porfirio, utilizada durante un milenio después de su muerte. La obra plantea varias preguntas influyentes: 

- ¿Los géneros y las especies existen en la naturaleza o son productos de la mente?

- Si, aparte de la mente, ¿son cosas corpóreas o incorpóreas?

- ¿Existen fuera de lo sensorial, o se realizan en éste?

Los Realistas, como Tomás de Aquino, creían en la existencia de esencias que estaban fuera de la mente. Los nominalistas, como Ockham, no estaban de acuerdo. Este era el problema de los universales, que incluía el lenguaje.

Los realistas sostuvieron que las 10 categorías aristotélicas son clasificaciones entre existencia y terminología. Los nominalistas afirmaban que las categorías aristotélicas eran en realidad solo dos o tres y se basaban en criterios semánticos. Ockham adoptó una posición nominalista bastante extrema: sólo existen los particulares y el concepto de universales es el nombre de una colección de particulares. (Era el germen de la visión empírica de la realidad.)

Tomás de Aquino afirmó, siguiendo a Aristóteles, que todo en el mundo poseía un propósito (telos), y que la voluntad de Dios se ajusta al ecosistema racional de las naturalezas. La síntesis tomista argumentó que la voluntad de Dios para el mundo corresponde a la naturaleza de la realidad. (Esta era una visión causal de la realidad.) Guillermo de Ockham y otros nominalistas medievales afirmaron que no existe un orden racional independiente que guíe las decisiones de Dios. (Esto inició el concepto de casualidad.)

(El realismo y el nominalismo aparecen en la filosofía india en las escuelas de Nyaya-Vaisesika, Jainismo, Vedanta y Budismo. Budista Apohavada es nominalista. También reaparece entre los philosophes franceses de la Ilustración. Voltaire escribe Candide como una sátira del determinismo de Leibnitz.)

Resumen

La Summa Logicae fue escrita en latín por Guillermo de Ockham entre 1323 y 1326. Probablemente se terminó mientras Ockham estaba en Avignon, donde había sido convocado por el Papa Juan XXII, acusado de herejía sobre la doctrina de la transubstanciación. 

Presenta su tratado como un libro de texto de lógica, pero también quiere promover su programa filosófico que fundaba el pensamiento en la lógica y el lenguaje. Él cree que los errores en este pensamiento derivan de la tendencia a generar entidades según nombres, mientras que no todos los nombres corresponden a una entidad, filosofía conocida como nominalismo. Tiene una famosa máxima que expresa que no debemos multiplicar entidades más de lo necesario, una llamada a la simplificación conocida como la navaja de Ockham, aunque él no utilizó esta terminología.

Algunos consideran su empresa como el comienzo del pensamiento empírico en Europa y otros afirman que es la anticipación de la filosofía lingüística del siglo XX.

Ockham organizó las casi 1.000 páginas de su obra en tres partes, siguiendo las tres funciones aristotélicas del entendimiento según su Organon: los conceptos y sus términos; proposiciones formadas por combinación de términos; argumentación.

1a. Parte: trata de la comprensión de conceptos simples, significados por nombres. Abarca la teoría de Porfrio de las categorías predicables y aristotélicas. 

2a. Parte analiza la combinación de conceptos simples en proposiciones. Está basado en De interprete de Aristóteles. 

3a. Parte explica los argumentos que son la combinación de proposiciones de varias obras aristotélicas: silogismos, demostración científica, consecuencias y falacias.

Temas 

La Navaja de Ockham

“Es vano hacer con más lo que se puede hacer con menos”.

Este es el principio de simplicidad que establece que la teoría más simple es probablemente la más verdadera. Tomó prestada la idea de Aristóteles y de Aquino.

Las limitaciones de la navaja de Ockham en su búsqueda de la simplicidad se aplican a las hipótesis, no a las entidades. Las teorías están destinadas a explicar y predecir cuál se puede lograr mejor con menos suposiciones. Su objetivo no era llegar a la verdad, sino reducir los errores. Cuantas más hipótesis, más posibilidades de equivocarse y cada hipótesis adicional aumenta ese riesgo. Sin embargo, intentar evitar el error llevó a Ockham a cuestionar las verdades tradicionales. Esto significó que se ganó la reputación de hereje por socavar la síntesis escolástica establecida entre fe y razón.

En Breve historia del tiempo, Stephen Hawking atribuye el descubrimiento de la mecánica cuántica a la navaja de Ockham.

Nominalismo

Heráclito afirmó que la realidad está en el proceso de cambio y nada permanece igual. Llevado a su conclusión lógica, esto significa que debemos ser radicalmente escépticos, ya que la certeza sobre cualquier cosa es imposible. Platón y Agustín no están de acuerdo en que la incertidumbre es la única certeza. Argumentan que algo permanece igual bajo las variaciones percibidas de la realidad. Lo llamaron la esencia universal de las cosas. Los humanos son diferentes y cambiantes, pero tienen la esencia universal de la humanidad, que no cambia. Una esencia universal es una realidad metafísica que determina la estructura invisible de las cosas. Esto se denomina realismo metafísico, ya que las esencia son reales, aunque invisibles.

Ockham evita el dilema de la elección entre escepticismo y realismo metafísico argumentando que las esencias universales son conceptos mentales, según el nominalismo, o conceptismo. En su versión las esencias universales son conceptos que surgen en nuestra mente cuando percibimos similitudes entre las cosas. Para él, la "humanidad" es la expresión de las relaciones percibidas entre los individuos:

"No hay universal fuera de la mente que exista realmente en las sustancias individuales o en las esencias de las cosas... La razón de esto es que todo lo que no es muchas cosas es necesariamente una cosa en número y, en consecuencia, una cosa singular".

Epistemología

Ockham cree, con Aristóteles, que los humanos son pizarras en blanco al nacer. Aprendemos observando cualidades en las cosas. Aquino creía en el representacionalismo: los humanos perciben el mundo a través de una representación mental. Berkeley llevó esto al extremo en el idealismo al decir que el intermediario era Dios quien alimenta nuestra mente directamente, sin necesidad de objetos físicos.

Ockham evita el idealismo a través de la cognición intuitiva. Funciona en 4 pasos: cognición sensorial; cognición intuitiva; cognición registrativa; cognición abstractiva. La mente es pasiva en la cognición intuitiva, pero la existencia de los objetos incide en nuestra conciencia y esto justifica la creencia en ellos. Cada cosa en el mundo es individual y así es como lo percibimos. Los cerebros reciben información y la organizan recordando percepciones (cognición registrativa) y agrupándolas (cognición abstracta).

Lenguaje

Según Ockham, al nacer, la mente es una pizarra en blanco, pero está equipada con un sistema de pensamiento para procesar las percepciones: un lenguaje mental sin palabras. Esto es similar al concepto de mentalés (mentalese) de Chomsky 

El interés de Ockham por evitar errores lo llevó a argumentar que muchos errores filosóficos se deben al lenguaje. Como más tarde el filósofo del siglo XX, Ludwig Wittgenstein, Ockham está motivado por la aclaración de la confusión lingüística en los conceptos. Rechaza la concepción realista que proclama que pensar en general en los seres humanos conduce a la palabra "humanidad", por ende esto debe ser una esencia universal dentro de los humanos. Para el empirista Ockham, la palabra "humanidad" es un hábito que nos permite incluir nuestras experiencias de humanos individuales de manera eficiente.

Las Categorías

En Organon Aristóteles sostiene que existen 10 categorías de cosas existentes: sustancia, cualidad, cantidad, relación, lugar, tiempo, posición, estado, acción y pasión. Sin embargo, Ockham usa su navaja para interpretar las categorías de Aristóteles como únicamente dos: sustancia y cualidad. El resto son nominales, es decir, no existen. Sin embargo, esta tesis llevó a que Ockham fuera acusado de herejía sobre la doctrina de la transubstanciación (la transformación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo). Para el autor sustancia y cantidad son lo mismo, por lo que un cambio en la sustancia significa un cambio en la cantidad. Esto implica que las cualidades no pueden transferirse a una sustancia diferente, que es necesario para cambiar el pan y el vino en cuerpo y sangre. Ockham fue acusado de herejía, a pesar de que creía en la transubstanciación e intentó crear una teoría lógica para explicarla.

Teología

El autor nunca renunció al catolicismo, aunque su lógica cuestionaba ciertos dogmas. Así que abrazó el fideísmo, la creencia de que Dios es una cuestión de fe, no de razón:

- Creía que la teología no era una ciencia. Como empirista convencido, sostenía que todo conocimiento procede de la experiencia. Sin embargo, no tenemos conocimiento de Dios. La respuesta creyente de Ockham fue la esperanza de que después de la muerte podamos tener este conocimiento de la divinidad.

- El autor pensaba que la Trinidad era una contradicción y lo demostró a través de un silogismo lógico: la doctrina afirma que Dios es el Padre y Jesús es Dios. Por lo tanto, Jesús debe ser el Padre. Sin embargo, la doctrina dice que Jesús no es el Padre. En conclusión, el dogma sostiene que Jesús es y no es el Padre. Esto es contradictorio para Ockham y, en su creencia fideísta, afirma que la filosofía no debe mezclarse con la teología.

- Aristóteles creía que la Naturaleza tenía un propósito (telos) debido a una fuerza sobrenatural. Los filósofos medievales encontraron que el pensamiento aristotélico apoyaba la creencia en la providencia divina en la que todos los eventos son parte del plan de Dios. En general, Ockham estaba de acuerdo con Aristóteles, pero critica esta causa final:

"Si no aceptara ninguna autoridad, afirmaría que no se puede probar ni por declaraciones conocidas en sí mismas ni por experiencia que todo efecto tiene una causa final".

Su declaración se expresa de manera hipotética para evitar ser acusado de proclamar abiertamente que el universo podría no tener ningún propósito. (El existencialismo ateo propuso exactamente la misma idea en el siglo XX.)

Las pruebas de la existencia de Dios

Anselmo presentó la prueba ontológica de la existencia de Dios y Aquino presentó las pruebas cosmológicas. Ockham rechazó todas estas pruebas y sostuvo su propio punto de vista basado en la imposibilidad de una regresión infinita:

- Si Dios no existe, entonces hay un regreso infinito.

- Pero las regresiones infinitas son imposibles.

- Por lo tanto, Dios debe existir.

Básicamente, el fideísmo de Ockham es un rechazo a confiar en hipótesis lógicas para creer en Dios, pero no en la fe.

Ética

Para Ockham es la voluntad de Dios la que define la moral porque la divinidad es la norma ética. Sin embargo, dado que Dios es omnipotente, la divinidad puede hacer cualquier cosa que no implique contradicción. La naturaleza divina, tal como la concibe Ockham, es supremamente libre, de modo que, contradiciendo a Tomás de Aquino, Dios podría ordenar la crueldad o cualquier otra falta moral:

"Respondo que el odio, el hurto, el adulterio y otros semejantes pueden implicar un mal según el derecho común, en la medida en que los comete alguien que está obligado por mandato divino a realizar el acto contrario. Sin embargo, en lo que se refiere a todo lo absoluto en estas acciones, Dios puede realizarlas sin involucrar ningún mal. Y hasta pueden ser realizadas meritoriamente por alguien en la tierra si caen bajo un mandato divino, así como ahora lo contrario de estos, de hecho, caen bajo un mandato divino."

Libre albedrío

La teología protestante tradicionalmente promueve el determinismo teológico: todo lo que hacen los humanos está predeterminado por Dios. La teología católica sigue la tradición de que Dios le dio a los seres humanos libre albedrío.

La visión de Ockham es católica, y al tiempo influenciada por el empirismo. Cree en el libre albedrío porque es una experiencia humana. Esto significa que es fundamental para la naturaleza humana y, dado que estamos hechos a la imagen de Dios, su conclusión es que también está en la naturaleza de Dios: 

"Negar a todo agente este poder igual o contrario es destruir toda alabanza y reproche, todo consejo y deliberación, toda libertad de la voluntad. En efecto, sin ella, la voluntad no haría libre al ser humano más que el apetito al asno."


No hay comentarios:

Publicar un comentario