Das Narrenschiff por Sebastian Brant


Contexto

El tema de la locura y su opuesto binario, el sentido común, tiene una larga tradición en el arte europeo. El tonto puede no tener razón, pero representa ese otro lado de la experiencia humana: un conocimiento oculto que los cuerdos no tienen. La locura también tiene un significado vertical, ya que va más allá del conocimiento terrenal y alcanza la santa sabiduría de los tontos: los locos se toman en serio, pero parecen poseer un talento extraordinario. La locura salió a la luz en los tiempos modernos gracias a Historia de la locura en la época clásica (1961) de Michel Foucault, que resucitó la imagen del barco presente en Das Narrenshif (La nave de los necios).

En su libro, Foucault analiza la metáfora de las Stultifera Navis insistiendo en su influencia tanto en la literatura como en las artes visuales de los siglos XV y XVI. Sugiere que cuando la lepra desapareció a principios del Renacimiento, fue reemplazada por locos como nuevos parias. Así como los leprosos habían obtenido la salvación mediante la exclusión, así los locos llegaron al cielo mediante el ostracismo.

El barco de los locos tenía una función de purificación similar a la del chivo expiatorio, ya que el mar aleja a los locos y elimina el pecado de la comunidad. Foucault afirma que los locos navegan hacia el otro mundo en su barco. Son prisioneros de su oficio y libres de restricciones sociales, porque están en alta mar.

A finales del siglo XV la metáfora del barco de los necios fue explotada en el arte y la literatura. Erasmo escribió Elogio de la locura (1509), El Bosco pintó La cura de la locura (1494) y La nave de los necios (1490-1500), Sebastian Brandt escribió Das Narrenschiff (1494). La alegoría del barco de los locos tiene su origen en el Libro IV de La República de Platón. Cuenta la historia de un barco con una tripulación disfuncional y representa las dificultades de gobierno de quienes no tienen conocimientos expertos. 

Comentario

La nave de los necios está organizado en un Prólogo, 112 Sátiras y un Epílogo, todos con ilustraciones xilográficas.

Es una parodia de la necedad y la inmoralidad de la vida política, social y religiosa medieval. Fue escrito en Suabia, un dialecto alemán, y se convirtió en un éxito instantáneo, posiblemente debido a la nueva imprenta y su autoría en una lengua vernácula, no en latín. Sus ilustraciones xilográficas, creadas por Alberto Durero, también atrajeron a quienes no sabían leer.

Brant era profesor de Derecho Canónico y su alegoría didáctica se centra en un barco de 110 personas que buscan Narragonia, el paraíso de los tontos, pero que finalmente mueren a causa de su comportamiento errático. Brant presenta su historia en forma de 100 tontos que representan los fracasos contemporáneos. La sátira social incluye criminales, borrachos, sacerdotes mal educados, monjes lascivos, derrochadores, jueces corruptos, chismosos y mujeres voluptuosas. Brant tiene como objetivo mejorar a sus compañeros creyentes y regenerar la iglesia y el imperio.

El poema es una taxonomía de los tontos, es decir, de los vicios de la gente. El capítulo sobre los feligreses denuncia a quienes asisten a los servicios sólo para lucir llamativamente sus elegantes ropas, su nuevo perro o su halcón. El capítulo sobre el baile subraya sus peligros y el del adulterio satiriza el coqueteo.

Algunos consideran que las imágenes de la humanidad de Brant son básicamente medievales, pero el diseño, el lenguaje, las ilustraciones y la impresión del libro son renacentistas.

El éxito del libro depende de varios factores. Uno era el contenido narrativo que contaba historias de acontecimientos y personas contemporáneas en lugar de batallas y caballeros con armadura. Aunque satírico, habla del presente, con el que los lectores se pueden conectar. Otro factor de éxito fue su lengua vernácula, sumada a las ilustraciones xilográficas que facilitaron su comprensión por parte de un público mayoritariamente analfabeto.

El poema fomentó un género literario novedoso: la “literatura de los tontos” y Brant se convirtió en un escritor alemán muy popular. Sus escritos presagiaron el tema de 'barcos de tontos' posteriores y su interés humanista por la educación y su creencia de que la razón y el autoconocimiento fueron claves para el progreso.

Temas

Necedad

La nave de los necios es un poema moralista que equipara las locuras con vicios y describe a los tontos como personas inmorales.

La procesión de tontos en la obra está encabezada por el lector tonto a quien Brant satiriza por estar convencido de su propio saber. Se le muestra ahuyentando moscas de una pila de libros, pero no abre éstos para buscar conocimiento. La crítica no es tanto el hecho de ser tonto, sino seguir siendo tonto al no reconocer las propias imperfecciones.

Das Narrenschiff y La Divina Comedia de Dante

Dante guía a sus lectores a través del Purgatorio y el Infierno hasta el Paradiso, pero La nave de los necios de Brant tiene un destino más incierto. La necedad en el barco parece ser otra forma de expresar el pecado y su puerto podría ser el Infierno, con Caronte al timón. Dante viaja por el infierno describiendo su paso y cómo la gracia divina le permite aprender sobre el pecado. Brant adopta un enfoque menos religioso y juzga el pecado desde este lado del infierno, sin ayuda divina. Representa, 250 años después, la respuesta del Renacimiento del Norte a Dante.

Brant y Erasmo

La nave de los necios (1494) de Brant y Elogio de la locura (1509) de Eramus abordan la necedad de manera diferente, particularmente en lo que respecta a la religión. Brant, aunque laico, era un defensor de la Iglesia; Erasmo era clérigo y tiende a analizar en detalle las prácticas religiosas. El poema de Brant fue una obra de referencia para la Reforma e influyó en Erasmo. Los 15 años que separaron las composiciones de ambos escritores también mostraron una distinción entre la pre-Reforma y su secuela.

Una diferencia importante entre los dos textos son sus lectores. Erasmo escribió su libro como un erudito para eruditos; Brant escribió su poema para atraer a un público más amplio, y de hecho fue el caso porque se convirtió en un éxito de ventas.

Sin embargo, ambos textos son satíricos y sus exageraciones en aras del efecto puedan no reflejar la realidad de la vida religiosa en la época anterior a la Reforma.


No hay comentarios:

Publicar un comentario