- El príncipe de Niccolò Machiavelli



Contexto histórico 

Además de las ideas del humanismo, el Renacimiento italiano fue un momento de florecimiento para las artes. Esto fue posible gracias al patrocinio de los florentinos ricos, en particular la familia Medici. Tenían intereses políticos y utilizaron su mecenazgo de las artes para legitimar su poder en la ciudad. Como otras personas adineradas, la familia encargó obras de arte para aumentar su estatus y fortalecer su poder político en Florencia.

Los Medici también tenían un interés real por la pintura, la escultura, la arquitectura y la literatura. Cosimo di Medici era un entendido en arquitectura y patrocinó a Bruneschelli, quien construyó la gran sacristía en la iglesia familiar de San Lorenzo y, en 1436, completó la cúpula de la catedral que había quedado descubierta durante varios años por falta de conocimiento arquitectónico. Cosimo hizo construir el Palacio de los Medici, la casa de la familia, y patrocinó la estatua de bronce de David de Donatello.

Lorenzo di Medici tenía conocimientos de arquitectura, pintura y escultura. Encargó obras a Botticelli, Perugino, Ghirlandaio y recibió al joven Miguel Ángel en su casa. Lorenzo trataba a los artistas como creadores cuando la sociedad los veía como meros artesanos. Vivían en un ambiente donde tenían libertad de expresión y llegaron a producir excelentes obras de arte.

Debido a las ironías de la historia, los Médicis tuvieron problemas económicos a partir de 1480, en parte debido a su gasto en arte, y que esto contribuyó a su expulsión de la ciudad en 1494.

En la Florencia del Renacimiento, los mecenas de la pintura, la escultura y la arquitectura eran los gobernantes. Sus motivaciones fueron una mezcla de esteticismo, orgullo cívico y propaganda.

La Italia de la época estaba dividida en muchas ciudades-estado que estaban en competencia. Esta fragmentación, que había sido su debilidad, contribuyó en el Renacimiento a su supremacía cultural a través de la misma rivalidad. El Vaticano también jugó un papel, particularmente cuando el Papa Nicolás V se asoció con el humanismo para construir edificios para demostrar el poder de la Santa Sede.

Girolamo Savonarola fue fraile dominico en Florencia. Se convirtió en un profeta católico contra la apostasía pecaminosa que vio en el renovado interés humanista del arte y la literatura. En 1493 el Papa lo nombró Vicario General y Savonarola proclamó una revolución política, ordenada por Dios, según él, para la regeneración religiosa y moral. Dio la bienvenida al rey francés Carlos VIII cuando invadió la ciudad para instalar ese orden divino. Cuando las tropas francesas se retiraron, se proclamó la República y su partido Llorones (Los Llorones) estaba en auge. Se convirtió en guía espiritual de la ciudad. Quería instalar una política religiosa en la que Florencia fuera una comuna cristiana con Dios como soberano y su evangelio como ley: una teocracia. Hubo represión contra la frivolidad y el vicio. Se prohibió el juego y vestirse de moda.

Hubo muchas hogueras de ropa, joyas e incluso obras de arte renacentistas. (Botticelli tuvo que participar arrojando un cuadro al fuego en la Plaza Mayor). Una segunda 'hoguera de las vanidades', en 1498, causó revuelo en la ciudad. En las nuevas elecciones, los Medici volvieron al poder. El mismo año Savonarola fue juzgado, ahorcado y quemado en la hoguera.

Tras la caída de Savonarola y el ascenso al poder de la familia Medici, Nicolás Maquiavelo fue nombrado secretario de Asuntos Exteriores y Guerra de la ciudad, cargo que ocupó hasta 1512 y que le llevó a realizar misiones diplomáticas ante el Rey de Francia, el Emperador Maximiliano I de Habsburgo y César Borgia, entre otros. Su obra principal, El príncipe, dedicada a Lorenzo di Medici, se inspiró en César Borgia. En él, Maquiavelo describe diferentes modelos de Estado según su origen (fuerza, persuasión, azar) y analiza las políticas más adecuadas para su supervivencia. Desde esta perspectiva, se analiza el perfil psicológico que debe tener un príncipe y comenta qué virtudes humanas deben prevalecer en su tarea de gobierno. Maquiavelo concluye que el príncipe debe aparentar poseer ciertas cualidades: ser capaz de fingir, disimular bien y subordinar todos los valores morales al interés nacional encarnado en su persona. (Esto encajaba muy bien con la ideología de sus mentores, los Medici.)

Contexto filosófico

El Príncipe se publicó en 1532, pero había estado circulando desde 1513. Era una guía para los gobernantes sobre cómo tomar y aferrarse al poder. En los temas principales describe cómo manipular a la población para sus propios fines, incluso de manera inmoral.

El aspecto más innovador del libro es su separación de política y ética. El pensamiento político tradicional vinculó la ley política y moral, pero Maquiavelo promovió el pragmatismo por encima de los ideales. Junto con este enfoque práctico, el libro ofrece ejemplos basados ​​en situaciones históricas, no hipótesis ideales. Está dedicado al gobernante de Florencia, Lorenzo di Medici.

El Príncipe  también se ocupa del problema del libre albedrío. Es una creencia medieval tradicional que las plagas y otros desastres naturales eran inevitables debido a la impotencia humana. Maquiavelo, por el contrario, sostiene que los humanos pueden autodeterminarse e insiste en el libre albedrío contra el destino divino.

El libro estaba destinado a un gobernante específico, Lorenzo di Medici, como una forma de engatusarle para que el autor pudiese regresar a la élite política.  

Resumen de la trama

Capítulos 1-3 El contenido del libro se describe a través de descripciones de los diferentes tipos de regímenes y príncipes. El interés está en los regímenes autocráticos, no republicanos. Hay detalles sobre cómo mantener principados nuevos o anexados cuya gente no conoce al príncipe. También se introducen los temas del poder, la buena voluntad y la guerra.

Los capítulos 4-14 ofrecen consejos sobre las formas de ganar poder, anexar y retener nuevos estados, lidiar con revueltas internas, formar alianzas y mantener un ejército permanente.

Los capítulos 15-23 tratan de las características del propio príncipe. El mensaje es que los altos ideales son malos para el buen gobierno y esto se extiende a la moral personal: la virtud no es un referente para un gobernador. Maquiavelo subraya que mantener la buena voluntad del pueblo es la regla de oro del gobernante. Insiste que parecer virtuoso es más importante que serlo.

Los capítulos 23-26 describen el contexto histórico de enfrentamientos entre los estados pre-italianos. El autor explica cómo los gobernantes del pasado no lograron mantener la independencia a causa de su imprudencia, la mala suerte o el mal uso del libre albedrío. En un final bastante halagador, afirma que solo Lorenzo di Medici puede restaurar el orgullo y el honor en Florencia.

Temas

Gobernanza y guerra

Maquiavelo creía que un ejército sólido era una indicación de leyes sólidas. Tradicionalmente, la guerra era una parte necesaria del desarrollo de un estado, pero Maquiavelo va más allá e insiste que el conflicto militar es la piedra angular de todos los estados. Desarrolla este concepto dedicando gran parte del libro a cómo conducir una buena guerra: mediante la fortificación de la ciudad, el buen tratamiento de nuevos sujetos y la prevención de la insurrección local. También se ocupa de cuestiones más importantes como la diplomacia, la política interna, las tácticas de lucha, la geografía y las lecciones históricas de la guerra. Su visión era una forma práctica de conducir los asuntos de estado en el contexto del Renacimiento italiano donde los principados rivalizaban constantemente por el poder.

Tratamiento de sujetos

Evitar el rechazo de la población es un elemento importante para retener el poder. El príncipe no necesita ser amado y de hecho el miedo suele ser una mejor herramienta para gobernar. Sin embargo, despertar el odio hacia sus súbditos puede ser una causa de la caída del poder. De hecho Maquiavelo favorece el uso de la crueldad siempre que no afecte la buena voluntad de la gente hacia el gobernante.

El odio debe evitarse a toda costa, por lo que la confiscación de propiedades o la prohibición de las instituciones tradicionales no es aconsejable para un príncipe. Sin embargo, obtener la buena voluntad de la población no tiene nada que ver con su felicidad. Es una estratagema política para garantizar que el príncipe permanezca en el poder.

"Sobre esto surge una pregunta: ¿es mejor ser amado que temido o temido que amado? Se puede responder que uno debería desear ser ambos, pero, como es difícil unirlos en una sola persona, es mucho más seguro ser temido que amado, cuando, de los dos, se debe prescindir de cualquiera de los dos. Porque esto se debe afirmar en general de los hombres, que son ingratos, volubles, falsos, cobardes, codiciosos, y mientras lo consigas son completamente tuyos; te ofrecerán su sangre, propiedades, vida e hijos, como se dijo anteriormente, cuando la necesidad sea lejana; pero cuando se acerca, se vuelven contra ti. Y ese príncipe que, confiando enteramente en sus promesas, ha descuidado otras precauciones, está arruinado; porque las amistades que se obtienen por pagos, y no por la grandeza o la nobleza de espíritu, pueden en verdad ganarse, pero no están aseguradas, y en tiempos de necesidad no se puede confiar; y los hombres tienen menos escrúpulos en ofender al amado que al temido, porque el amor se preserva por el vínculo de obligación que, debido a la bajeza de los hombres, se rompe en cada oportunidad para su provecho; pero el miedo te protege con un temor al castigo que nunca falla.."(Capítulo 17)

Libre albedrío

Las dos expresiones que usa Maquiavelo para describir la forma dual en que un príncipe puede llegar al poder son "destreza" y "fortuna". El primero se refiere al talento, el segundo a la suerte.

El Príncipe investiga en qué medida el éxito o el fracaso del gobernador se debe al libre albedrío o se dicta por el entorno histórico. Su argumento es que la buena fortuna afecta a la mitad de la actividad humana y el libre albedrío a la otra mitad. Sin embargo, advierte que mediante la previsión podemos protegernos de los cambios de suerte. Maquiavelo confía hasta cierto punto en el poder de los humanos para decidir sus propios destinos, pero también cree que el control total sobre los eventos nunca es completo.

"CAPÍTULO XXV

¿QUÉ PUEDE EFECTUAR LA FORTUNA EN LOS ASUNTOS HUMANOS Y CÓMO RESPONDERLA?

No me es desconocido cuántos hombres han tenido, y todavía tienen, la opinión de que los asuntos del mundo están gobernados de tal manera por la  fortuna y por Dios que los hombres con su sabiduría no pueden dirigirlos y  que nadie puede siquiera ayudarlos; por eso quieren hacernos  creer que no es necesario trabajar mucho en los asuntos, sino dejar que el azar los gobierne. Esta opinión ha sido más acreditada en nuestro tiempo debido a los grandes cambios en los asuntos que se han visto, y  aún pueden verse, todos los días, más allá de toda conjetura humana. A veces, al  reflexionar sobre esto, me inclino hasta cierto punto por su opinión. Sin embargo, para no extinguir nuestro libre albedrío, lo considero cierto que la Fortuna es el árbitro de la mitad de nuestras acciones, pero que todavía nos permite dirigir la otra mitad, o quizás un poco  menos.

La comparo con uno de esos ríos embravecidos que, cuando inundan desbordan las llanuras, arrasan árboles y edificios, arrastran la tierra de un lugar a otro; todo vuela ante ellos, todos ceden a su violencia, sin poder en modo alguno resistirlos; y sin embargo, aunque su naturaleza sea tal, no se sigue, por tanto, que los hombres, cuando el tiempo sea bueno, no se provean, tanto de defensas como de barreras, de tal manera que, al elevarse de nuevo, las aguas puedan pasar por canal  y su fuerza no sea tan desenfrenada ni tan peligrosa. Así sucede con la Fortuna, que muestra su poder donde el valor no se ha preparado para resistirla, y hacia allí dirige sus fuerzas donde sabe que no se han levantado barreras y defensas para constreñirla ".

 Virtud

Para Maquiavelo, las virtudes son aquellas características de una persona que son alabadas por otros. Como ejemplos hay generosidad, empatía y piedad. Aconseja a los príncipes que siempre parezcan virtuosos, pero advierte que actuar virtuosamente puede tener efectos negativos en el gobierno. El beneficio del Estado es el criterio principal y se permite actuar con crueldad o deshonestidad mientras se persigue este fin. La virtud y los vicios no son fines en sí mismos, sino medios para un fin. Lo que importa son los efectos sobre el estado, no los valores morales en sí mismos. Más tarde, el siglo XIX describió este enfoque del gobierno con la realpolitik,  lo que significa una política exterior determinada por la conveniencia, no por los ideales, la ética o la opinión mundial.

"¿CÓMO DEBE CONDUCIRSE UN PRÍNCIPE PARA GANAR RECONOCIMIENTO?

Nada hace que un príncipe sea tan estimado como las grandes empresas y el buen ejemplo. Tenemos en nuestro tiempo a Fernando de Aragón, actual Rey de España. Casi se le puede llamar un nuevo príncipe, porque ha pasado, por fama y gloria, de ser un rey insignificante a ser el rey más importante de la cristiandad; y si considera sus hechos, los encontrará todos grandes y algunos de ellos extraordinarios. Al comienzo de su reinado atacó Granada, y esta empresa fue la base de sus dominios. Lo hizo en silencio al principio y sin ningún temor a obstáculos, porque mantuvo la mente de los barones de Castilla ocupada pensando en la guerra y sin anticipar ninguna innovación; por tanto, no percibieron que por estos medios él estaba adquiriendo poder y autoridad sobre ellos. Con el dinero de la Iglesia y del pueblo pudo sostener sus ejércitos y, con esa larga guerra, sentar las bases de la habilidad militar que desde entonces lo ha distinguido. Además, utilizando siempre la religión como pretexto, para emprender mayores planes, se dedicó con piadosa crueldad a expulsar y limpiar su reino de los moros; ni podría haber un ejemplo más admirable, ni uno más raro. Bajo este mismo manto atacó África, descendió sobre Italia, finalmente ha atacado a Francia; y así sus logros y designios siempre han sido grandiosos y han mantenido la mente de su gente en suspenso y admiración y ocupada con el tema de ellos. Y sus acciones han surgido de tal manera, una de la otra, que nunca se ha dado tiempo a los hombres para trabajar firmemente en su contra." (Capítulo 21)

La naturaleza humana

Según el autor de El príncipe,  la naturaleza humana tiene varios rasgos. El interés propio es uno, aunque el afecto por los demás pueda variar. La gente está contenta a menos que les pase algo terrible. Cuando los tiempos son prósperos, son dignos de confianza, pero el egoísmo, el engaño y la avaricia pasarán a primer plano en la adversidad. 

La gente tiende a admirar las virtudes de los demás, como la generosidad, el coraje y la piedad, pero no las practican. Los que tienen algo de poder son ambiciosos pero la mayoría se sienten satisfechos con su estatus y por eso no aspiran a más. La gente se siente obligada después de recibir un favor y esta sensación es duradera. Sin embargo, la buena voluntad nunca es eterna y la lealtad se gana y se pierde.

“Las personas son cambiantes por naturaleza. Es fácil persuadirlos sobre un asunto en particular, pero es difícil mantenerlos en esa persuasión. De ahí que sea necesario prever que cuando ya no crean, se les pueda obligar a creer ”.

Maquiavelo ofrece estos conceptos sobre la naturaleza humana como justificación de los consejos dados a los príncipes. Basa sus puntos de vista políticos sobre evidencias históricas; sus análisis sobre las características humanas son subjetivos, no observaciones de comportamiento.


 

No hay comentarios:

Publicar un comentario