- De rerum natura por Lucrecio


Contexto 

La era romana de la historia griega comenzó con la derrota de los corintios en la batalla de Corinto (146 a.C.). La República Romana había ido ganando constantemente el control de la Grecia continental al derrotar al Reino de Macedonia en una serie de conflictos conocidos como las Guerras de Macedonia. La Cuarta Guerra de Macedonia terminó en la Batalla de Pydna en 148 a.C. con la derrota del pretendiente real macedonio Andriscus. El Imperio Romano ofreció a los griegos las condiciones para una tradición cultural continua: estabilidad militar, política y económica. 

En la Grecia posaristotélica se habían desarrollado dos sistemas dogmáticos como respuesta al entorno desordenado: el estoicismo y el epicureísmo. Estos continuaron floreciendo bajo el dominio romano.

Lucrecio (c. 99 - c. 55 a.C.) fue un poeta epicúreo. Su  De rerum natura,  sobre la naturaleza del universo, explica el epicureísmo para los lectores de latín. Ha sobrevivido intacto, pero puede haber sido redactado. Poco se sabe de su vida.

Lucrecio creía que aunque los dioses habían creado el mundo, la naturaleza controlaba su funcionamiento normal. La muerte, según él, era simplemente el final de la conciencia, no el comienzo de la vida eterna. En ese momento budistas, zoroástricos, cristianos, gnósticos y filósofos neoplatónicos se hacían preguntas sobre el mismo tema.

Otros romanos que se convirtieron en epicúreos incluyeron al amigo de Cicerón, Ático, y Casio quién más tarde asesinaría a César. Sin embargo, Lucrecio parece haberse inspirado directamente en los escritos de Epicuro, particularmente Sobre la naturaleza, más que en los pensadores contemporáneos sobre el tema. Dice de Epicuro:

"... mi deseo es imitarte... Eres nuestro padre, el descubridor de la realidad."

Resumen

De rerum natura ofrece una descripción de la filosofía epicúrea que incluye teorías de física, cosmología, teología y fenómenos naturales. Promueve el estilo de vida epicúreo: evitar el dolor y cultivar el placer. El objetivo de la obra es ayudar al lector a comprender el mundo natural y así encontrar el camino hacia la tranquilidad epicúrea.

Está dividido en seis libros subdivididos en tres pares, estructurados en orden ascendente: los libros 1 y 2 tratan del mundo microscópico de los átomos; libros 3 y 4 con seres humanos; libros 5 y 6 con todo el cosmos. Dentro de cada par de libros, el primero explica la naturaleza básica de la entidad en cuestión y el segundo examina una variedad de fenómenos individuales asociados con ellos. 

- Los libros 1 y 2 exponen los principios básicos de los átomos:

"Nada existe excepto los átomos y el espacio vacío, todo lo demás es opinión".

El Libro 1 define los átomos y establece las leyes que los controlan. Explica lo que se necesita para definir la inmortalidad y hace una introducción a futuros temas.

El Libro 2 analiza los átomos y más leyes que describen su estructura y movimiento.

Los libros 3 y 4 se refieren a la mente, el espíritu y los sentidos:

El Libro 3 esboza las reglas que controlan el espíritu y la mente con su relación con el cuerpo. Argumenta que no debemos temer a la muerte, ya que es solo la pérdida de la conciencia.

El libro 4 hace un análisis más profundo de la mente y el cuerpo, describe cómo funcionan los sentidos y revela el papel del sexo en el estilo de vida epicúreo.

Los libros 5 y 6 tratan de la astronomía, la tierra y los fenómenos naturales. Ofrecen respuestas seculares a la vida de los dioses.

El libro 5 explora la cosmología que los epicúreos sitúan en el centro del sistema. La mortalidad como parte de la naturaleza es otra lección.

El libro 6 describe los fenómenos atmosféricos, la geología y las enfermedades ofreciendo explicaciones racionales y rechazando como criterio las intervenciones divinas.

El poema también está estructurado en dos secciones equilibradas en torno a la vida y la muerte. La apertura es un himno a Venus, la fuerza que inspira la vida. La mitad del poema, al final del Libro 3, se cierra con un discurso sobre el miedo a la muerte. Todo el poema termina con la peste ateniense y el tema de la muerte.

Temas

Física

El Libro 1 describe los principios básicos del atomismo epicúreo.

Esto comienza con la ontología de Lucrecio en la que el ser ni se origina de la nada ni se descompone en la nada. Solo el vacío y el cuerpo existen per se, mientras que todo lo demás no es separable ni tiene propiedades accidentales. El tiempo y los hechos de la historia no dependen de sí mismos sino que son contingentes a este mundo.

Luego se exponen las verdades básicas de la física. El cuerpo está compuesto de pequeñas piezas indivisibles que él llama primordios, semillas o materia. (El mundo moderno usa la palabra griega átomos.) Estas partículas se combinan para generar todas las estructuras complejas del ser.

Lucrecio luego critica 3 modelos físicos rivales propuestos por filósofos presocráticos: el monismo de Heráclito donde el fuego es la esencia; el pluralismo finito de Empédocles y sus 4 elementos; el pluralismo infinito de Anaxágoras con su teoría homeomérica.

Termina con un salto al nivel del universo que se describe como infinito. Esto contradice la visión de Platón del mundo como único.

El libro 2 analiza los compuestos atómicos. 

Los átomos existen en el vacío y se mueven a gran velocidad. Cuando chocan se desvían. Al ser ligeros tienden a moverse hacia abajo. Sin embargo, a nivel macro, parecen estables en movimiento. Explica el libre albedrío en los animales al sugerir que debe haber un "desvío" impredecible en el movimiento del átomo, ya que no somos autómatas y no estamos determinados por cadenas causales. 

Las propiedades de los átomos cubren infinitas formas, lo que explica la variedad en el mundo. Sin embargo, los átomos no tienen propiedades sensibles como el color o el poder mental.

Lucrecio especula entonces sobre la existencia de otros mundos, ya que en un universo infinito nuestro mundo no puede ser único. Reconoce que esta visión contradice la visión religiosa de un mundo creado por dioses.

El libro 3 trata del alma y su mortalidad.

El alma consta de dos partes: el ánima  (¿espíritu/sistema nervioso?) que existe en todo el cuerpo y el ánimus  (¿mente/cerebro?) en el pecho. Los átomos del alma son una mezcla de átomos naturales (viento, aire, fuego) más otro muy fino propio del alma.

Como está compuesta de átomos, el alma está destinada a perecer. Sus átomos se dispersarán cuando el cuerpo muera. No hay vida después de la muerte y, por lo tanto, no puede haber miedo a la muerte.

El libro 4  se centra en los poderes del alma.

Comienza con 'simulacros', imágenes rápidas de objetos sólidos que entran en los ojos y provocan la visualización. Luego señala que las ilusiones ópticas son de interés, ya que demuestran que los sentidos no mienten, solo nuestras interpretaciones de su información.

Los libros 5 y 6 explican todo el cosmos y su contenido.

El mundo es una mezcla dinámica de átomos. Lucrecio reconoce que esto es una negación directa del creacionismo ya que un creador benévolo se habría asegurado de que sus obras fueran eternas, como había dicho Platón.

Luego el autor explica la mezcla casual de átomos que sostiene al planeta agregando una lista de procesos posibles, pero sin elegir uno, siguiendo el método epicúreo. El vínculo básico entre ellos es que son causas materiales, no intervenciones divinas. Extiende este razonamiento para especular sobre cómo surgió la vida por primera vez y cómo los humanos evolucionaron de cazadores-recolectores a vivir en ciudades con lenguaje, leyes y artes. Este modelo es similar al principio científico darwiniano de la supervivencia del más apto en la selección natural, publicado mil setecientos años después. Sin embargo, no sorprende en la lógica de la física material epicúrea. 

Cada avance evolutivo es introducido por la naturaleza y luego desarrollado por los humanos, sin necesidad de intervención divina: las llamas del bosque trajeron fuego a los humanos, el lenguaje evolucionó a través de vocalizaciones, la religión es el resultado de los humanos soñando con dioses para explicar los fenómenos cósmicos naturales.

Al final de su poema, enumera una serie de eventos naturales como plagas, terremotos y tormentas, excluyendo la causalidad divina y, de hecho, burlándose de las explicaciones teológicas.

Ética 

El pensamiento epicúreo enseñó que el miedo a la muerte debe ser eliminado y el placer manejado racionalmente. Lucrecio incluye estos valores en su poema. Al final del libro 3, el mensaje es que la muerte es aniquilación y, por lo tanto, temer a la muerte es un error racional, ya que no estarás aquí para saber que no existes. 

"Incluso Epicuro se fue, su luz de vida se
agotó, el hombre de genio que superó a
la raza humana, extinguiendo a todos los demás,
como el sol, en el éter surgido, todas las estrellas.
¿Quieres, entonces, divertirte, quejarte ? para ir?
Para quien la vida ya es como si estuviera muerta.

Para Lucrecio, Epicuro ha hecho que valga la pena vivir la vida al librarnos de la tortura del miedo a la muerte y enseñarnos cómo dominar los deseos. El resumen epicúreo decía:

"Dios no tiene miedos, la muerte no se preocupa. El bien es fácilmente alcanzable, el mal fácilmente soportable".

La obra de Lucrecio repite las tres primeras, pero no soporta el mal. Es doblemente sorprendente, ya que las últimas líneas describen el horror de la peste ateniense. Sin embargo, el poema no termina con optimismo ante el dolor.

Religión

Lucrecio retrata el principal logro de Epicuro como la derrota de la ' religio '. Este término conviene a Lucrecio, ya que significa atadura o grillete que encaja exactamente con su visión negativa de la religión.

Epicuro no negó la existencia de los dioses, aunque los redujo a simulacros, materia de sueños e imaginación. Algunos interpretan esta referencia como un significado realista de que los dioses existen; otros lo entienden como idealista, una reducción de los dioses a las intuiciones humanas. Lucrecio parece concordar con la percepción realista.

Lucrecio sigue la tradición poética latina de usar los nombres de dioses para etiquetar condiciones de importancia para la vida humana: Venus para el amor, Baco para el vino, Neptuno para el mar o Ceres para el maíz. No está en contra de estos nombres ni de llamar a la tierra 'madre de los dioses', pero aconseja evitar las nocivas creencias religiosas que estos apelativos conllevan.

El discurso a Venus en el Libro 1, donde el poeta reza a Venus para que intervenga con Marte y salve a la república romana de la lucha, parece contradecir la creencia central del poema de que los dioses no se entrometen en la vida humana. La interpretación puede ser que Marte se entienda como una personificación de la ira humana, por lo que la oración de pacificación es una solicitud para reemplazar a Marte con Venus: hacer el amor y no la guerra. 

Mortalidad

El tema de la mortalidad añade una simetría al poema a través de los Libros con número impar. El Libro 1 insiste en que el átomo es indestructible y los Libros 3 y 5 afirman que el alma y el cosmos son transitorios. 

Lucrecio cree que nuestro miedo a la muerte es profundo, inconsciente y omnipresente:

"Mira al hombre que saliendo de su gran mansión porque se siente aburrido en casa, y luego, de repente, decide regresar porque no se siente mejor en el extranjero. Conduce a toda velocidad hacia su retiro en el campo... y luego se apresura a volver a ver la ciudad de nuevo. Así todos intentan escapar de sí mismos..."

El poeta sugiere que solo podemos superar nuestra conciencia de mortalidad a través de la razón, que nos permite entender cómo funciona la Naturaleza.

El primer paso es comprender que vivimos en un universo atómico. Nuestras mentes son tan físicas como nuestros cuerpos. Esto significa que tanto el cuerpo como la mente morirán al mismo tiempo. Naturalmente, no seremos conscientes de la muerte una vez que nuestro cuerpo y mente perezcan.

Esto hace eco de la frase de Epicuro:

"La muerte no es nada para nosotros. Cuando existimos, la muerte no es; y cuando la muerte existe, no somos".

Para Lucrecio nuestro amor a la vida y el miedo a la muerte son el mismo pensamiento. Es un deseo de vida poco claro lo que nos hace temer a la muerte y ser infelices con la vida. Séneca comentó que estamos demasiado preocupados por el futuro y no lo suficientemente atentos al presente.

La razón sugiere que nuestro anhelo desenfocado por la vida arruina la única vida que realmente tenemos. En lugar de preocuparnos por el futuro, debemos aceptar nuestra mortalidad y vivir con sencillez. Pasa bien tu poco tiempo y deja el futuro al destino porque no lo experimentarás. 

La mortalidad es natural. Una flor no florece para siempre, pero su belleza se magnifica por ser efímero.

Influencia 

La influencia de Lucrecio se dividió entre los escritores romanos y los primeros autores cristianos. El epicureísmo en el mundo romano fue generalmente rechazado en favor del estoicismo, aunque ciertamente sobrevivió 600 años después de la muerte de Epicuro. Sin embargo, la tendencia cultural se movió gradualmente en una dirección contraria, hacia el neoplatinismo y el cristianismo. Esto colocó toda buena vida más allá de la tumba, ofreciendo exactamente lo contrario del aquí y ahora del epicurismo. 

Irónicamente, fue el secretario papal Bracciolini quien redescubrió el poema en 1417. Luego se convirtió en una referencia para el Renacimiento italiano.

El atomismo moderno que surgió en el siglo XVII fue desarrollado por Pierre Gassendi basado en las ideas de Epicuro y Lucrecio.

En resumen, está claro que Lucrecio, siguiendo la tradición epicúrea: optó por una visión horizontal de la realidad frente a una vertical .


No hay comentarios:

Publicar un comentario