EDAD CONTEMPORÁNEA Europa Sud (siglo XIX)

 Auguste Comte tuvo el don de sintetizar diversas corrientes intelectuales. Escribiendo después de la Revolución Francesa, sus ideas provinieron de escritores del siglo XVIII y principios del XIX.

De Hume y Kant adoptó su concepción del positivismo: la teoría de que la metafísica y la teología son modos imperfectos de conocimiento y que el conocimiento positivo se basa en fenómenos naturales verificados por las ciencias empíricas.

De los pensadores clericales tomó la noción de organización social jerárquica y disciplinada como en la Iglesia Católica. De los filósofos de la Ilustración incorporó la idea de progreso histórico, una sociología. Comte creía que los fenómenos sociales podían reducirse a leyes tal como Newton había explicado los cuerpos celestes por la ley de la gravedad.

"Los cielos proclaman la gloria de Kepler y Newton". Augusto Comte

Comte estructuró su Cours de philosophie positive (6 volúmenes entre 1830 y 1842) en torno a una ley de 3 niveles. Explica que la humanidad evoluciona en estos niveles: el teológico, el metafísico y el positivo. El primero es el punto de partida de la mente humana; el segundo es un estado transitorio; el ultimo es normal.

En el nivel teológico, la mente busca las causas primarias y finales de los fenómenos y explica las anomalías aparentes en el universo como intervenciones de agentes sobrenaturales.

En el estado intermedio las cuestiones son las mismas pero los agentes sobrenaturales son reemplazados por entidades abstractas.

El nivel positivo no busca causas, sino que simplemente conoce las leyes que gobiernan los fenómenos. Las nociones absolutas anteriores se cambian a relativas.

Desde el punto de vista material, el estado teológico puede llamarse militar; la metafísica la supremacía de los abogados y juristas; el positivo correspondería al industrial.

Para Comte la ciencia es "une connaissance approchée" (un conocimiento aproximado) porque se acerca a la verdad sin alcanzarla. No hay lugar en el positivismo para la verdad absoluta. La ciencia establece los estándares para lo creíble.

ortega y gasset

Unamuno

Bergson

Emilio Durkheim 

Pierre-Joseph Proudhon‎

Marañón

eugeni d'ors

balmes

No hay comentarios:

Publicar un comentario